¿El bienestar animal llevará hacia la abolición?

Vacas lecheras en el prado

Una lucha ética requiere una visión con retrospectiva

Frecuentemente las organizaciones neobienestaristas —ya que ninguna actualmente se atreve a asumir públicamente ser bienestarista— abogan por el bienestar animal y argumentan que las regulaciones son un medio para conseguir el fin. Algunos de ellos manifiestan que persiguen la abolición de la explotación de animales no humanos. Otros más escépticos y, por ende, bienestaristas implícitos, se resignan a que nunca llegará el día de la abolición de la explotación de animales no humanos, y por ello, justifican las regulaciones aludiendo al “bienestar animal“.

Ahora bien, ¿hay evidencia histórica que nos señale que regular la explotación de individuos, trae como consecuencia la abolición?

Comencemos con la historia de la esclavitud humana: evidentemente, los esclavos no hubieran podido por sí mismos abolir su esclavitud si no hubiera habido otras personas que se solidarizaran con su causa. Es cierto que hubo revueltas violentas y acciones políticas, pero estas no habrían tenido efecto hasta nuestros días si un porcentaje de la población no afectada directamente no hubiera estado concienciada sobre el tema de que es incorrecta la esclavitud. Primero hubo movimientos de divulgación en la sociedad, y esta información fue aceptada por un pequeño porcentaje, el suficiente para, por ejemplo, hacer jornadas de liberación de esclavos; en estas liberaciones clandestinas participó gente de raza blanca. Esto es lo que hacemos los veganos: abogamos por otros, incluso cuando no son de nuestra especie. Todos tenemos en común otras características, como la sintiencia (experiencias subjetivas, intenciones, expectativas, etc).

En ese entonces también hubo reformistas que abogaban por solamente mejorar las condiciones de los esclavos, pero no fue si no hasta que la concienciación en la población mínima necesaria fue tal, que provocó las movilizaciones sociales que propiciaron la abolición de la esclavitud y no sólo en papel, si no que aunque hoy en día sigue habiendo personas racistas, en el consenso general es mal vista esta actividad.

El derecho al voto de las mujeres: ¿alguien en su sano juicio puede pensar que una revuelta, manifestaciones y el descontento sólo de algunas mujeres hubiera podido lograr este paso tan importante en la vida política y social de muchos países? En México desempeñó un papel muy importante la activista Elvia Carrillo Puerto, quien fue reclutando mujeres, educándolas en el feminismo, haciéndoles ver que ellas deben contar con los mismos derechos que los varones, incluido por supuesto, el derecho al voto.

El bienestar animal no lleva a ninguna parte

Por su parte, las primeras leyes de bienestar animal datan desde principios de 1800 (1824). Ya se habían formado asociaciones de bienestar animal, que también recibían donativos que eran encausados a miembros que iban a recopilar evidencia de algún “maltrato” y reportarla.

Aquí una referencia bibliográfica

¿Cuál ha sido desde 1824 la aportación más importante del bienestar animal?, ¿jaulas más grandes?, ¿sin jaulas?, ¿asesinatos “humanitarios”? Imagina que en lugar de estas regulaciones que sólo dan vueltas al problema de la explotación de las personas no humanas se hubiera empleado en educar a la población en el veganismo. Ya seríamos un porcentaje mucho mayor de veganos, conscientes del problema de la cosificación de los animales no humanos, conscientes de su estatus de propiedad, ante la ley y ante la sociedad, y que estaríamos luchando codo a codo para educar a más y más personas humanas.

La buena noticia es que aún estás a tiempo de modificar tu proceder y ayudar de verdad a crear un mundo más justo, sobre todo para los animales no humanos. Al haber cada vez más personas que rechacen la explotación animal —y no sólo la violencia ejercida hacia ellos—, se tendrá una conciencia colectiva necesaria para que cualquiera que esté explotando a un animal sea rechazado por la sociedad. Por ende, la misma sociedad impulsaría cambios sociales,políticos y económicos para dejar de utilizar a los animales no humanos como meros recursos en favor del ser humano y aprenda a respetarlos.